La ciudad perdida de Petra

La ciudad perdida de Petra

En la actualidad, la ciudad de Petra es conocida por mucha gente gracias a la película Indiana Jones y la última cruzada, pero muy pocos conocen su verdadera historia y misterios. Esta ciudad fue construida por el pueblo nabateo alrededor del año 312 a.C. Fue un importante centro comercial en la antigüedad debido a su ubicación en la ruta de las caravanas que conectaban Arabia, Egipto, Siria y Fenicia. Además, poseía una importante fuente de agua que le permitió prosperar.

A pesar de que Petra estuvo habitada durante siglos, alrededor del siglo VII la ciudad fue abandonada y olvidada por la civilización. Fue redescubierta en el año 1812 por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt y desde entonces se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Jordania.

Existen diversas teorías acerca de por qué la ciudad fue abandonada. Algunos investigadores creen que una serie de terremotos en los siglos III y IV causaron daños estructurales que hicieron imposible la habitación de Petra, mientras que otros piensan que la ciudad cayó en el abandono cuando los romanos construyeron nuevas rutas comerciales que dejaron a Petra fuera de los caminos principales.

Sin embargo, existen quienes creen que hay algo más siniestro detrás de la desaparición de Petra. Según leyendas locales, la ciudad fue abandonada debido a una maldición; se cree que los nabateos, que se dedicaban a la magia ritual, crearon una poderosa maldición que acabó con ellos mismos.

Algunos afirmaban que los nabateos practicaban la magia negra, capaces de convocar a los espíritus malignos y crear maldiciones increíblemente poderosas. La maldición estaría relacionada con el tesoro que, según la leyenda, habrían escondido en Petra los últimos habitantes para evitar que cayera en manos de sus enemigos. Dicha maldición estuvo vigente durante varios siglos.

Pero, además de estas teorías, existen otros extraños sucesos en Petra que contribuyen a alimentar el misterio. Una de las historias más interesantes es la de la tumba de Djinn, una tumba tallada en la roca que se dice fue construida en honor a unos seres mitológicos conocidos como djinn, que según la tradición islámica, son genios o seres sobrenaturales. En el interior de la tumba se encuentran cruces cristianas grabadas en la roca, lo que hace pensar que esta tumba tuvo diferentes usos a lo largo del tiempo.

A lo largo del camino que lleva a Petra, se encuentran diversos restos arqueológicos que contribuyen a aumentar el misterio. Uno de ellos es el monasterio de Ad-Deir, que es aún más grande que el Tesoro y está situado en la cima de una colina. La arquitectura de este lugar hace pensar que pudo haber sido utilizado con fines religiosos.

Otro misterio relacionado con Petra son sus leyendas y cuentos populares. Se dice que en la zona se han producido diversas manifestaciones sobrenaturales, como apariciones de fantasmas y extrañas luces en el cielo. Además, se habla de que en los alrededores de la ciudad existen numerosos fenómenos inexplicables, como campos electromagnéticos, que estarían relacionados con los poderes sobrenaturales que se atribuyen a los nabateos en la antigüedad.

En resumen, la ciudad perdida de Petra es un lugar mágico y misterioso que ha fascinado a los exploradores y turistas desde que fue redescubierta hace más de dos siglos. Aunque existen diversas teorías acerca de su abandono, la leyenda de la maldición de los nabateos sigue siendo una de las más interesantes y evocadoras. Si eres un amante del esoterismo y de los misterios, Petra debe ser uno de los destinos que debes visitar.