esotericos.es.

esotericos.es.

El misterio de la esfinge de Gizeh

El misterio de la esfinge de Gizeh

Introducción

En el mundo de la espiritualidad y el misticismo, hay ciertos objetos y lugares que atraen la atención de todo aquel que se dedica a su estudio. Uno de esos lugares es la esfinge de Gizeh, una de las estatuas más enigmáticas y misteriosas del mundo antiguo. Desde hace siglos, esta figura ha sido objeto de investigaciones y especulaciones de todo tipo, y aún hoy sigue siendo un enigma para muchos.

La esfinge de Gizeh: aspectos generales

La esfinge de Gizeh es una estatua construida en la época del faraón Kefrén, en el siglo XXVI a.C. Se encuentra en el margen occidental del río Nilo, cerca de la ciudad de Gizeh, y está tallada en una enorme roca caliza que mide más de 70 metros de longitud y más de 20 metros de altura. La figura representa un león con la cabeza de un hombre, que según algunos expertos simboliza el poder y la sabiduría de los faraones.

Los misterios de la esfinge de Gizeh: la nariz

Uno de los aspectos más misteriosos de la esfinge de Gizeh es la desaparición de su nariz. Según algunas teorías, la nariz fue destruida en la época de Napoleón Bonaparte, cuando sus soldados utilizaron la figura como blanco de entrenamiento para sus rifles. Sin embargo, otros investigadores creen que la nariz desapareció mucho antes, posiblemente en la época de los antiguos egipcios.

Los misterios de la esfinge de Gizeh: el cuerpo

Otro aspecto enigmático de la esfinge de Gizeh es su cuerpo. Algunos expertos han cuestionado la proporción entre la cabeza y el cuerpo, argumentando que la cabeza es demasiado pequeña para el tamaño del cuerpo. Además, la figura parece estar cubierta de erosiones y desgastes, lo que ha llevado a especulaciones sobre posibles cataclismos naturales o guerras que podrían haber afectado su estructura.

Los misterios de la esfinge de Gizeh: el templo

Junto a la esfinge de Gizeh se encuentra un templo, que según algunos expertos también es un enigma. El templo está construido en una plataforma elevada, y está orientado de tal manera que su entrada apunta directamente hacia el este, lo que sugiere una posible relación con el sol o con alguna práctica mística relacionada con el solsticio de invierno.

Las teorías sobre la esfinge de Gizeh

A lo largo de la historia, la esfinge de Gizeh ha sido objeto de numerosas teorías y especulaciones. Algunas de ellas son bastante extravagantes, mientras que otras tienen un respaldo científico más sólido. A continuación, presentamos algunas de las teorías más destacadas sobre la esfinge de Gizeh.

La teoría del mensaje extraterrestre

Según esta teoría, la esfinge de Gizeh es un mensaje enviado por seres extraterrestres a los antiguos egipcios. La figura representa un ser mitad humano, mitad león, y se especula que podría ser una representación simbólica de los seres alienígenas que se comunicaron con los egipcios en la antigüedad.

La teoría de la Atlántida

Esta teoría sugiere que la esfinge de Gizeh es uno de los últimos vestigios de la legendaria Atlántida, una civilización avanzada que habría desaparecido en el mar hace miles de años. Según los defensores de esta teoría, la esfinge es una creación de los atlantes, y habría sido construida en Egipto como parte de su legado cultural.

La teoría del calendario astronómico

Esta teoría sostiene que la esfinge de Gizeh es en realidad un calendario astronómico, que habría sido utilizado por los antiguos egipcios para medir el tiempo y prever los movimientos celestes. Según algunos investigadores, la posición de la cabeza de la esfinge podría indicar la dirección de la salida o la puesta del sol en momentos determinados del año.

La teoría de la relación con Orión

Esta teoría sugiere que la posición de la esfinge de Gizeh guarda relación con las estrellas del cinturón de Orión. Según algunos expertos, la figura estaría alineada con las estrellas de Orión de tal manera que su presencia coincidiría con la salida de esta constelación en el horizonte. Esta teoría ha sido apoyada por algunos estudiosos, aunque otros han cuestionado su validez.

Conclusión

La esfinge de Gizeh sigue siendo hoy en día un enigma para muchos, y es probable que siga siendo objeto de estudio y especulación durante muchos años más. Mientras tanto, su presencia sigue siendo un recordatorio de la grandeza y el misterio de la civilización egipcia, y un testimonio de la capacidad humana para crear maravillas que desafían la lógica y la razón.